Logbook entry

Lobo Estelar / 12 Jan 3305
Vientos de Guerra sacuden el árbol imperial

No me gusta la política. Quienes me conocen saben que desconfío de  todo aquel al que no he estrechado la mano. Supongo que es herencia de aquellos años que pasé en semi soledad, cuando una conversación sincera podía mantenerse sin lanzar ni una palabra, solo con el brillo de unos ojos hermanos. Como quiera que sea, mi actual situación espacial me hace estar en el campo de juego de fuerzas que no dependen de mi.
             La última situación de riesgo proviene de las lineas del siempre orgulloso Imperio. Y es que lo que en un principio parecía el guión de uno de esos programas basuras de salseo galáctico está alcanzando ya tintes melodramáticos y arrastrando vidas en su locura. Y el foco principal está en el sistema Paresa, a 320 años luz de HR 5307 y nuestra base. Puede parecer una distancia considerable, pero no para un explorador. De hecho la siento sucediendo en la puerta de al lado. Y es que técnicamente estoy solo a siete saltos de distancia.
               Todo este asunto empezó hace unos meses, o quizás años si queremos verlo de otro modo.  Lo que se ha dado en llamar la Segunda Guerra Thargoide tuvo como consecuencia un gesto de sensatez, o al menos así lo veo yo. Dos de las fuerzas más importantes de la humanidad, al menos por el número de efectivos, habían decidido unirse ante un enemigo común y hacer frente a los salvajes ataques thargoides que venían sucediéndose en los puestos de frontera. La unión eventual entre Federación e Imperio a principios del año pasado pretendía ofrecer un muro homogéneo que permitiera salvar vidas humanas. Este gesto, más político que efectivo, logró enfurecer a algunos de los sectores más reaccionarios y conservadores del Imperio.  Y el adalid de este malestar, el que enarbolaba la bandera del orgullo imperial,  no fue otro que Duke Kaeso Mordanticus, proclamado Imperator en la Facción Nova Imperio. Las primeras noticias de esta facción las tuvimos a primeros de noviembre del año pasado. La periodista del Imperial Herald, Cassia Carvalho, denunciaba la existencia de un grupo radical y superconservador en el Imperio  (y ya es mucho decir para el Imperio) que pedía cortar relaciones con los sistemas no imperiales, focalizando los recursos defensivos en los sistemas del imperio.
                 

                      El 9 de noviembre Nova Imperio llegó más lejos. Duke Kaeso lanzó un mensaje a través de todos los canales multimedia del imperio mediante el cual señalaba a la actual Emperadora. Su mensaje decía: " Ciudadanos del Imperio, la debilidad de vuestro gobernante os ha puesto en peligro. Si queremos sobrevivir al avance Thargoide debemos cortar todos los lazos con la Federación y otras potencias inferiores y concentrarnos en proteger nuestros propios sistemas. Hago un llamamiento a aquellos que se preocupan por su derecho de nacimiento Imperial para que apoyen a  Nova Imperium. Juramos restaurar la pureza y la fuerza del Imperio, y guiarlo hacia un futuro glorioso". Unas palabras que, en otro contexto, se han repetido muchas veces en el pasado de la humanidad.  El Imperio, sin embargo, actuó con debilidad ante este claro anuncio de insurgencia. Los senadores imperiales quitaban importancia a los que tachaban poco menos que snob del Imperio.  Y todo ello pese a que existían informes del Servicio de Seguridad Interna del Imperio que señalaban la peligrosidad potencial del grupo, como desvelaron los informes secretos revelados por la agencia de noticias Rewired a mediados de noviembre.  Pero Nova Imperium seguía metiendo presión. Nuevas declaraciones del Imperator  seguían poniendo el dedo en la llaga: "El Imperio se ha debilitado al colaborar con sus enemigos. Aegis drena nuestros recursos para proteger los sistemas extranjeros de los Thargoids, nuestras fuerzas de seguridad están al límite defendiendo los sistemas no imperiales, y la Princesa Duval ensucia su honorable nombre perdiendo el tiempo con un libertinaje federal. Nuestro pueblo exige un liderazgo más fuerte. Lo conseguiremos instalando un nuevo Emperador, ¡uno que restaurará la gloria del Imperio!
               Así pues ahora estaba claro. Nova Imperium deseaba derrocar a la Emperadora Arissa Lavigny-Duval. Después de este órdago fueron muchos los senadores imperiales que empezaron a hacer ojitos a Nova Imperium, defendiendo algunos de los puntos de su hoja de ruta. El imperio se estaba debilitando, era evidente según ellos. La invasión Thargoide había sacado lo mejor y peor de todos nosotros.  Hasta ese momento solo había política. Cabía esperar que en algún momento la Emperadora daría un golpe en la mesa para restaurar su poder y la confianza de sus ciudadanos, eliminado a aquella facción que no dejaba de ser una facción menor. Pero Duke Kaeso guardaba un as en la manga. El 7 de diciembre, cuando casi todo el imperio se preparaba ya para las fiestas venideras, Nova Imperium anunció que tenía ya el nombre del nuevo emperador: Hadrian August Duval, un ciudadano del imperio poco conocido hasta ese momento. Según los aislacionistas el Emperador Hengist Duval no solo tuvo una hija ilegitima (la actual emperadora), sino que unos pocos años antes el quinceavo emperador tuvo un affaire con una esclava imperial. Este niño, que se crió prácticamente solo bajo el nombre de Hadrian Jansen, tenía tanto derecho o más al trono que la actual Emperadora. Y al parecer Nova Imperium había mostrado los análisis genéticos que confirmaban la linea sucesoria. Así pues no no encontrábamos ya ante una lucha política. Estamos ante una batalla dinástica en toda regla. Arissa cuenta, en principio, con el apoyo de la armada imperial y del grueso funcionarial y político del imperio. Pero Nova Imperium, y el nuevo aspirante al trono, cuentan con una figura masculina, mucho más acorde al esquema imperial, suficientemente arropada genéticamente.
                    De hecho, en el mensaje que Hadrian August Duval dirigió al Imperio el 13 de diciembre, este no se dirigía a los políticos, que sabia seguramente seguirían apoyando a la emperadora regente. Se dirigió a los ciudadanos del imperio, seguramente mucho más sensibles a sus místicos y honorables mensajes. Este fue su mensaje: "No soy un senador rico de una familia con derecho, sino alguien que ha vivido una vida ordinaria. Alguien que entiende las dificultades a las que se enfrentan muchos ciudadanos Imperiales. Como Adriano Jansen, yo era un niño pobre sin otra familia que mi padre. Juntos nos ganamos la vida como comerciantes independientes. Nunca habló de su pasado, ni siquiera cuando murió hace dos años. Fue entonces cuando heredé su nave y me convertí en comandante. Cuando el Imperator Mordanticus me informó de mi herencia, supe que tenía que aceptar mi identidad como Duval. He visto lo disminuido que se ha vuelto el Imperio, y sé que se necesita urgentemente un nuevo liderazgo. Les pido que honren el legado de la línea de sangre de Duval. Con Nova Imperium, salvemos el Imperio que amamos."
             Y en este punto es en el que estamos ahora. Informes de inteligencia anunciaban hace unos días que Nova Imperium estaba reuniendo una armada en el sistema Paresa. Arissa parece haber tomado por fin la decisión de defender su trono y ha convocado a todas las fuerzas imperiales para eliminar la amenaza de Nova Imperium. Y todo esto a poco más de 300 años luz de casa. ¿Que nos ocurrirá si una fuerza claramente retrogada como Nova Imperium llega al poder? ¿Se respetará el status quo fronterizo? ¿Mirará el nuevo imperio con deseo los recursos existentes en las cercanías de su frontera? Motivos para reflexionar mientras descanso en mi cabina, ante un paisaje desolado.
Do you like it?
2
Shiny!